Auschwitz

Un espanto, un horror que hay que ver por mucho que duela. Ningún documental, ninguna película, nos permite hacernos una idea de la magnitud de ese infierno. Se respiran el dolor y el mal (y yo no creo en fantasmas) y están tan presentes que casi se pueden tocar.

Si tenéis la oportunidad, no os lo perdáis.